Inscríbete y se el primero en conocer nuestros descuentos especiales

UN POCO DE HISTORIA ACERCA DEL JUJU HAT

 

Juju, aunque parezca una palabra en alguna lengua africana, no lo es.

Es posible que pudieran encontrarse términos fonéticamente similares en algunas de los miles de idiomas y dialectos que se hablan a lo largo y ancho del continente, pero ni yuyu ni juju son términos del habla cotidiana en África.

En Europa asociamos juju (o yuyu) a una enfermedad o problema, pero lógicamente, eso no es así.

Juju Hat es un término inventado por europeos. Podríamos afinar más diciendo que es un término inventado a partir de ese imaginario africanista que se gestó durante la colonización europea de África

Durante un tiempo, hace 5 o 6 años, se les llamaba también tiny hats pero ha sido finalmente Juju Hat el término que se ha impuesto entre europeos, americanos y australianos (para los que son un elemento codiciadísimo para la decoración).

 

 TIPOS DE PLUMAS

 

En su mayoría se trata de plumas de aves de corral reutilizadas una vez estas han sido consumidas. Las Plumas son tintadas y secadas y clasificadas según tamaños.

Hay Juju Hat de plumas naturales, en gran parte de color blanco. Y en menor medida en tonos tostados. Ambos son muy sofisticados y elegantes

Un pequeño porcentaje de jujus están realizados con plumas de aves ‘distinguidas’. Desde patos a garzas, gallinas de guinea e incluso pavos reales. Muchos de estos Juju Hat combinan plumas especiales con otras comunes, reservando las primeras para el  núcleo central.

 

AUTÉNTICO VS REPLICAS VS IMITACIONES VS REINVENCIONES

 

Todo lo dicho hasta ahora se corresponde con los Juju Hat auténticos.

Sin embargo, gracias a su éxito entre los profesionales del interiorismo y la buena respuesta de los aficionados a la decoración, han aparecido versiones que tratan de alcanzar mayores ventas deslocalizando su fabricación y utilizando elementos sintéticos para abaratar el  precio de estos.

La autenticidad ya es un valor en sí mismo, pero si pasásemos ese aspecto por alto, no sería necesario hacer mucho hincapié en la diferencia estética entre los auténticos y los falsos.

Quien conoce un auténtico Juju Hat aprecia sin una mínima duda cuales son verdaderos y cuales falsos.

 

 


{